Datos personales

Mi foto
Iquitos, Loreto/Maynas , Peru
- Nací en el departamento de Ica, Provincia de Palpa, Distrito de Río Grande, Caserío "San Jacinto", en 1941. Egresado de la UNM"SAN MARCOS", Facultad de Educación, especialidad de Filosofía y Ciencias Sociales, Docente Facultad de Ciencias de la Educación y Humanidades-UNAP. Colaboro en: - Diversas revistas que se publican en Iquitos DISTINCIONES RECIBIDAS: •PALMAS MAGISTERIALES, Grado de Maestro •PREMIO NACIONAL DE EDUCACIÓN “HORACIO”, 1991, Derrama Magisterial. •PREMIO NACIONAL DE EDUCACIÓN, “HORACIO”, 1992, Reconocimiento Especial •DIPLOMA DE RECONOCIMIENTO DE LABOR POR PUEBLOS INDÍGENAS- AIDESEP •PREMIO NACIONAL I CONCURSO NACIONAL DE LIT. INFANTIL, AREA EXPR. POÉTICAS,MED •RECONOCIMIENTO EN MÉRITO A LA EXCELENCIA Y PRODUCCIÓN INTELECTUAL -UNAP. . Reconocimiento con la distinción "LA PERLITA DE IQUITOS", UNAP (Junio, 2015), Reconocimiento por SEMANA DEL BOSQUE, Sub-Ger. Prom. Cultural, l GORE LORETO., Condecorado con la orden "CABALLERO DEL AMAZONAS" por el GORE LORETO (06.07.16), condecorado con la orden "FRANCISCO IZQUIERDO RÍOS", Moyobamba, San Martín (24-09-2016). Palmas Magisteriales en grado AMAUTA (06-07-17) por MINEDU.

¿QUÉ ES EDUCAR?

EDITORIAL

Educar es formar la personalidad del educando, predisponiéndolo para mejores niveles de vida.

Implícito en ello está el inducir, con la mayor solidez posible, una amplia visión de la vida, las responsabilidades frente a ella, una infinita gama de posibilidades de realización personal y un inagotable deseo de búsqueda de respuestas respecto a las obligaciones que nos da el vivir en sociedad. Esto hasta hoy.

En la plenitud de su significado, la EDUCACIÓN no puede ser sino eso: un mecanismo que la sociedad pone en acción para preservarse a sí misma en un indetenible camino de mejoramiento de su ser y actuar en un tiempo determinado a través de la actuación de cada uno de sus miembros, hombres y mujeres, conformantes de la especie Homo Sapiens Sapiens.

Pero, para que ello sea así, se requiere de una clara visión de lo que queremos ser socialmente, que es lo único que nos garantiza la direccionalidad formativa de los educandos.

Es decir, sin una nitidez de percepción del futuro deseado, de la intencionalidad formativa de los educandos, pierde el norte orientador, el derrotero a seguir en el estímulo de las capacidades de los alumnos: cognitivas, afectivas, volitivas, operativas, para construir su ser individual y social

En el caso de nuestra Amazonía, las carencias en este aspecto, se nos hacen cada vez más evidentes, pues en el momento en que los Maestros queremos decidir la orientación a imprimir en la formación de nuestros educandos, nos encontramos con que no tenemos un referente axiológico explícito, un universo de actitudes, un cuerpo de conocimientos básico, un conjunto de capacidades de los que debemos dotarlos estimulando su despliegue desde sus más profundas intimidades psicológicas.

No haber trabajado en ello, ni autoridades ni magisterio regionales, nos imposibilita el desarrollar acciones formativas que partan desde nuestra realidad para cimentar y consolidar una firme, sólida personalidad como punto de partida para el despliegue armonioso y promisorio en cada uno de nuestros educandos en su futuro como ciudadanos en su contacto con el mundo..

De aquí que tengamos que recurrir exclusivamente a los documentos nacionales elaborados por el Ministerio de Educación, en los cuales se encuentran muy pocos elementos pertinentes a nuestra realidad, tanto histórica como actual.

Si bien con ello nos insertamos en el ser y dinámica nacionales, obviamos las necesarias ligazones que se deben desarrollar en la personalidad de los educandos con su realidad circundante: compromisos existenciales que deben ser desarrollados desde la intimidad del trabajo en el aula por cada uno de los docentes que integramos el magisterio regional.

Sin raigambre regional, los alumnos no vivenciarán los retos que les plantea la grave problemática de depredación, destrucción, a que hoy está sometida nuestra Amazonía. No vivenciarán la riqueza de logros de las culturas indígenas y mestizas de nuestra región. No vivenciarán a plenitud las prodigiosas oportunidades que nos ofrece un escenario excepcionalmente rico para la realización de cada uno de nosotros. No vivenciarán el futuro portentoso que hoy se incuba en cada multicolor amanecer, en cuyas entrañas se encuentran cifradas las claves para nuestro desarrollo social y ambiental.

No valorarán, en suma, el hecho de hacer su vida en esta región pródiga en potencialidades, que sólo esperan nuestra acción para transformarse en riqueza social, que debemos aprender a compartir para superar las injusticias que hoy nos laceran tanto a indígenas como mestizos.

Carentes de compromiso, distantes, indiferentes, verán salir por nuestros ríos y quebradas las balsas de trozas de madera, las barcazas de extracción de oro contaminándolos, las chatas pletóricas de trozas bajando por nuestros ríos con rumbo al exterior, el arrebato de los territorios indígenas y la destrucción de sus culturas, etc. sin ningún dolor, sin remordimientos, sin conciencia de que ellos tienen un rol que cumplir en el cambio de dicha situación. Como si fueran espectadores privilegiados de ver el lento discurrir de las aguas de la destrucción de nuestra esencia regional.

Es por todo ello que se requiere hacer el esfuerzo colectivo para dotar a la actual educación de un alma forestal, de un significado profundo de Amazonía en cada uno de los pasos que realicemos quienes integramos el magisterio regional en el proceso educativo, que tenemos el privilegio de conducir en la sociedad.

De nosotros, los Maestros, depende que logremos una educación con un sólido compromiso socio-forestal. Un compromiso con nuestras sociedades. Un compromiso con nuestra forestalidad: nuestro bosque, nuestro ambiente y toda su riqueza.

Por ello es que nos es necesario un acercamiento reflexivo a la actual situación en la que se desenvuelve la educación en nuestra región, si es que realmente queremos imprimir una huella transformadora trascendente, para hacer de ella el instrumento para elevar nuestras condiciones de vida.


jueves, 12 de octubre de 2017

NUEVAS REFLEXIONES FRENTE AL 12 DE OCTUBRE

NUEVAS REFLEXIONES FRENTE AL 12 DE OCTUBRE


Prof. Gabel Daniel Sotil García



Las carabelas en las que
llegaran los mensajes de
una cultura diferente.
En  el proceso educativo formal, por el que la mayoría de peruanos hemos pasado, la fecha 12 DE OCTUBRE tuvo una especial relevancia.

Recuerdo que en cada institución educativa se ponía un notorio esmero en la celebración de esta efeméride: el DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA.

En los libros de historia y en las enciclopedias se le dedicaba significativos espacios para destacar la importancia del suceso histórico de dicha fecha. 

Todos los niños peruanos nos alegrábamos hasta el delirio con aquella frase del marino, acompañante del Gran Almirante Cristóbal Colón, que gritara “¡Tierra a la vista!”, cuando ya los ánimos de toda la tripulación estaban al borde del colapso. Y, también, nos hemos apenado hasta las lágrimas cuando nuestro profesor nos narraba el encadenamiento y prisión de nuestro héroe.

Esas alegrías y pesares ya no los podemos evitar. Sucedieron en nuestras almas infantiles y posiblemente dejaron profundas huellas en cada uno de nosotros.

Si bien esa forma de enseñarnos la Historia era coherente con los propósitos sociales de la educación de aquellas épocas, hoy, en las actuales circunstancias, tenemos (es una obligación moral)  que meditar profundamente tanto respecto al suceso mismo como con respecto a sus consecuencias.

El continente ABYA YALA de los pueblos
 indígenas originarios, que hoy conocemos 
como América.
No cabe duda de que la interpretación de los acontecimientos socio-históricos varía de época a época, sea por los criterios que se pongan en juego o por los intereses que se interpongan. No hay acontecimientos con valor absoluto.

En la educación nacional y regional le dimos el valor que nos enseñaron a darle desde la perspectiva de  quienes decidían lo que debíamos aprender, por tener el poder económico y político, como hasta ahora sucede.

Por ello es que nos es necesario enfatizar los cuestionamientos que desde hace algunos años se viene haciendo a esa interpretación que, de alguna manera, sigue vigente por la omisión del énfasis en el rol de las diversas culturas indígenas americanas y de las consecuencias destructivas socioculturales y biológicas que ellas sufrieran hasta el presente.

En nuestras instituciones educativas debemos dar vida a una explícita re-interpretación del suceso en las mentes de nuestros educandos, desde la perspectiva de los pueblos originarios de este continente. Pueblos que fueran y siguen siendo sus mayores víctimas.  

Variados y consistentes argumentos han sido expuestos en el marco de este cuestionamiento raigal por parte de pensadores peruanos y extranjeros, dedicados a reflexionar sobre nuestra historia americana, formulados en el sentido de generar en nosotros una profunda autocrítica de nuestro rol en este último medio milenio. Rol que ha consistido fundamentalmente en imitar todo cuanto era y es producido por la cultura de quienes impusieron sus dominios en este Continente desde 1492, bajo el supuesto de que los logros culturales de los pueblos originarios no tenían mayor valor, prejuicio que aún tiene plena vigencia en las sociedades mestizas y se evidencia en la mente de nuestros gobernantes.

El pleno uso de los propios recursos forestales
es una de las características de las culturas
amazónicas originarias.
La arrogancia etnocéntrica de quienes se hicieron de los mecanismos del poder condicionó en la mente de sus descendientes mestizos un profundo desprecio por todo aquello que hubiera tenido origen en estas tierras, hoy llamadas Americanas, pero que en el momento de ser descubiertas por los ojos de los europeos, se llamaba ABYA YALA (“Tierra pronta a dar sus frutos”, “Madre en preñez”, en idioma kuna, Panamá).

Como consecuencia de ello, nuestros ojos nunca se dieron cuenta del valor de todo cuanto había sido creado por el esfuerzo de los múltiples Pueblos originarios de este Continente.

Envenenados por el desprecio y minusvaloración, fuimos incapaces de ver la potencialidad creadora, los grandiosos logros culturales de los que habían sido capaces estos Pueblos.

Hoy, y en la medida en que una nueva actitud frente a los Pueblos Indígenas de todo el mundo está logrando alcanzar mayores consensos, tenemos que aprender y enseñar a mirarnos hacia nuestra interioridad, para saber y valorar aquello de lo que fuimos capaces y para conocer nuestras potencialidades desde las cuales podemos y debemos contribuir con la humanización de nuestra especie.

Todo ello con miras a construir nuestro propio futuro, propio en la medida en que éste debe partir y ser construido desde nuestra peculiaridad histórica y actual situacionalidad.

Tenemos la obligación moral de enriquecer la cultura humana con nuestros propios aportes, utilizando esa capacidad que nuestros antepasados, nuestros ancestros, ya demostraron en su relación con su entorno ambiental: su creatividad.

Es preciso que hagamos de América un Continente con su propia personalidad construida desde sus propios valores milenarios, cuya validez ha sido demostrada plenamente, para dar respuestas coherentes con nuestras diversas realidades ecológicas y socio-culturales particulares. Sólo así superaremos la actual situación de la gran mayoría de países latinoamericanos, caracterizada por la desorientación axiológica, la pobreza, la desorganización socio-política, la injusticia social, la dependencia psíquica, las mutuas desconfianzas, la pérdida de fe en nosotros mismos, etc.
  

Manto con ideogramas de la cosmovisión 
de la cultura Shipibo.
Tenemos que educar a las nuevas generaciones con un profundo conocimiento de nuestro continente, con un sólido respeto por nuestras conquistas culturales, con una férrea confianza en nuestras capacidades creadoras y con fe en nuestro futuro colectivo, arraigado en un pasado que comenzó muchísimo antes del 12 de octubre de 1492, pues en ese momento ya teníamos una larguísima y proficua historia caracterizada por una asombrosa creatividad que nos había permitido generar diversas culturas cuyas conquistas más trascendentes fueron minusvaloradas desde aquel entonces, por lo que en el proceso educativo de las nuevas generaciones no se les dio mayor importancia

Que sea, pues, este y cada 12 DE OCTUBRE, una oportunidad propicia para nuestra reflexión colectiva sobre todos estos temas que nos atañen, superando para siempre, celebraciones y homenajes superficiales, que sólo han significado para nosotros el consolidar en nuestras mentes valores y actitudes que han hecho muchísimo daño a nuestros intereses continentales.

No nos parece conveniente que sobredimensionemos ni tergiversemos el suceso histórico, porque ello ha implicado para nosotros, un secular enceguecimiento respecto al valor de nuestras culturas originarias, en cuya potencialidades radican los fundamentos para construir un futuro propio, con la impronta de nuestro ser histórico original.

Habiendo sido una de las características de todas estas culturas el profundo conocimiento y coherencia con su entorno y la praxis de un universo axiológico que posibilitaba un sólido respeto por su escenario existencial, hoy  nos urge retomar todo ello y darle vigencia social para recuperar los tiempos perdidos en Latinoamérica.

jueves, 5 de octubre de 2017

DON ARNALDO HUANAQUIRI HA MUERTO

In Memorian:

DON ARNALDO HUANAQUIRI HA MUERTO. ¿QUIÉN ERA DON ARNALDO?

Zachary O'Hagan
Dn. Arnaldo Huanaquiri, en una de sus visitas a Iquitos.

Arnaldo Huanaquiri Tuisima, uno de los últimos hablantes de la lengua omagua, falleció en Iquitos, Loreto, Perú, el 20 de diciembre de 2016 a la edad de 83 años. Arnaldo nació el 7 de febrero de 1933 en San Joaquín de Omaguas – una comunidad en la margen izquierda del Río Amazonas, entre Nauta e Iquitos, siendo sus padres don Lizardo Huanaquiri Tamani y doña Amalia Tuisima Huaní.

Lizardo fue un hombre kukama nacido en los 1890 en Lagunas, en el Río Huallaga, hijo de Antonio Huanaquiri y Marcela Tamani. (Antonio quizás naciera en 1870 en Nauta.) Amalia fue una mujer omagua nacida  en 1900 en San Joaquín de Omaguas, hija de José María Tuisima Ipuchima (1872-1946) y Lucía Huaní Cahuasa (1873-1946).

En 1943, Arnaldo entró a la escuela primaria de San Joaquín, donde completó tres grados, aprendiendo a leer y escribir bien. Salió de la comunidad en 1948 en busca de trabajo, sirviendo en las fuerzas armadas y volviendo a San Joaquín en junio de 1965. Llegó a servir como teniente gobernador de la comunidad en varias oportunidades: desde octubre de 1965 hasta abril de 1968, desde mayo de 1973 hasta abril de 1978, y desde 1981 hasta agosto de 1989.

El 17 de setiembre de 1971 Arnaldo se casó con Celestina Marín Pizango (fallecida 2005), y tuvieron 13 hijos: Onila, Zoila, Welinson Arnaldo, Edinson Lizardo, Ricardo, Jaír, Lita Gertrudis, Emerson Luís, Luz Victoria, José Francisco, Sahuar, Nerci Amalia, y Pablo José.

En 2003 Arnaldo comenzó una colaboración con Lev Michael, Christine Beier, y Catherine Clark, antropólogos norteamericanos, para documentar la lengua omagua, la cual, junto con la lengua estrechamente emparentada kukama-kukamiria, pertenece a la familia lingüística tupí-guaraní, miembros de la cual estaban originalmente extendidos por la mayor parte de Sudamérica, desde la costa atlántica, tierra adentro hasta Bolivia, y en el norte desde Guyana hasta el Perú y por toda la Amazonía brasileña.


En este emprendimiento Arnaldo acompañó a su primo hermano Manuel Cabudivo Tuisima (1925-2010), y los primeros trabajos lingüísticos fueron hechos por Edinson Huamancayo Curi, en 2004, seguido en 2006 por Brianna Grohman, en ese entonces una estudiante de posgrado en la Universidad de Tejas en Austin (Estados Unidos).

Posteriormente, Arnaldo escribió doce cuadernos de cuentos en omagua con traducción al castellano, los cuales formaron una base de datos para el proyecto de un equipo de investigadores que empezó en la Universidad de California, Berkeley (Estados Unidos) en 2009.
Desde junio hasta agosto de 2010 Arnaldo continuó su trabajo lingüístico conmigo, con Clare Sandy, Tammy Stark, y Vivian Wauters en San Joaquín de Omaguas. Esto continuó en 2011 conmigo y con Clare Sandy. En 2013 él participó en investigaciones lingüísticas nuevamente conmigo durante una estadía de algunos días en San Joaquín.

Arnaldo vivió en su casa, aguas arriba del propio San Joaquín hasta 2014, año en que vino a vivir con su hija Zoila en Iquitos. Nunca pudo regresar a su casa, pero tenía la buena fortuna de poder visitar frecuentemente a su hermana mayor, Amelia, quien vive en Iquitos. Su deseo era estar enterrado al lado de su madre en el cementerio de San Joaquín, y su familia pudo devolver su cuerpo allí para el entierro.

Los Omagua, contactados primero en 1538, habitaban en el curso principal del alto Río Amazonas, desde aguas abajo de la desembocadura del Río Napo en Perú hasta el Río Putumayo/Iça en Brasil; dos grupos más pequeños habitaban en el Río Coca y en la desembocadura del Río Curaray, en la cuenca del alto Napo.

Los Omagua eran una de las sociedades más numerosas de la Amazonía, el resultado de una rápida migración por el Amazonas probablemente a principios del segundo milenio. De una población de probablemente muchas decenas de miles de personas, los omagua fueron gravemente reducidos, quizás a unos pocos miles, por  1710, siguiendo a severas epidemias y décadas de ataques y esclavitud por parte de los portugueses.

A mediados del siglo dieciocho se reagruparon en algunas comunidades afuera de su territorio tradicional, aguas arriba de la actual ciudad de Iquitos. San Joaquín parece ser el último sitio donde sobreviven los hablantes del omagua, pero puede ser que haya otros en localidades tales como San Salvador de Omaguas, Puritania, Porvenir, y otras.

Los Omagua nacidos en los primeros años de los 1920 aprendieron a hablar omagua como su lengua materna dominante, al menos cuando eran jóvenes. Sin embargo, cuando Arnaldo era niño en los últimos años de los 1930, muchas familias habían llegado a hablar castellano en sus casas; su hermana y él asocian el monolingüismo omagua con sus abuelos y tías, eso es, los que nacieron durante los treinta años desde 1870 hasta 1900.

Arnaldo no podría haber estado más orgulloso de su herencia omagua, y fue él quien principalmente motivó el comienzo del Proyecto de Documentación de la Lengua Omagua. Soñó con ver la lengua enseñada en la escuela primaria  de San Joaquín, sueño que todavía espera realizarse.

Arnaldo querría que leyeran más sobre la historia omagua, lo cual pueden hacer aquí:

Puede leer más sobre el Proyecto de Documentación de la Lengua Omagua aquí:

Sus cuadernos pueden ser leídos aquí:

 Y su historia de la comunidad y diccionario personal pueden ser descargados aquí: http://cla.berkeley.edu/item/23732.

El borrador de un diccionario del omagua, al cual Arnaldo contribuía de manera significativa, está disponible aquí:

Todos los materiales del Proyecto de Documentación de la Lengua Omagua a los cuales Arnaldo contribuyó pueden ser vistos aquí:


Obituario del don Lino Huanío Cabudivo, que queda solamente en inglés: (http://amazonzach.blogspot.com/2017/08/lino-huanio-cabudivo-1936-2017.html).

Nota: Quedan tres señoras que hablan omagua, Amelia Huanaquiri Tuisima (87), Alicia Huanío Cabudivo (84), y Guillermina Moena Cahuasa (87). La primera vive en Iquitos, y las demás en San Joaquín. Aparte de ellas no conozco a nadie más. Zachary O’Hagan


P.D. Conocí a don Arnaldo, con quien disfrutamos alguna conversación en su idioma materno, el Omagua. Fue una experiencia maravillosa escuchar, en boca de un nativohablante, un idioma tan forestal, tan amazónico, tan ribereño, tan ancestral. Se nos ha ido y una parte de la Amazonía se fue con él. Lo siento don Arnaldo, pero me queda su voz, su imagen y las ganas de seguir defendiendo el legado creativo de los pueblos originarios de nuestra región. (Gabel D. Sotil García)  

jueves, 14 de septiembre de 2017

SE INAUGURÓ LA SEMANA DEL BOSQUE

Avanzando en la reconquista de nuestro BOSQUE

Prof. Gabel Daniel Sotil García

Han pasado ya muchos  años.

Muchas aguas ya se fueron pero, esta vez, para no volver. Muchos árboles han caído, pero, esta vez, para jamás retoñar. Innúmeros arroyos se han secado pues los bosques y matorrales que les daban vida han sido incomprensiblemente destruidos. La prodigiosa diversidad de seres vivos con la que fuera dotada nuestra ubérrima naturaleza, hoy es víctima de nuestra irracionalidad social. Agua, aire, bosque, suelo, subsuelo, paisajes, todo, todo cae bajo nuestra voracidad mercantilista.

¿Y todo eso para qué?

Hoy sabemos, con más certeza que hace  años, que destruir nuestro bosque es destruir uno de los tesoros de la humanidad y, es también, una de las formas más seguras de auto eliminarnos como especie de la faz de este planeta prodigioso al que no hemos aprendido a conocer, amar, respetar y conservar.

Sin embargo, seguimos irresponsablemente empeñados en talar cuanto árbol encontremos en nuestra ruta, ruta que, parece, hemos trazado sin hacernos la pregunta fundamental: ¿hacia dónde queremos ir?
Creado con la convicción de que la forma más segura de orientar la actuación social de las personas es desde el sistema educativo formal, el FESTIVAL DEL BOSQUE nació, sobre todo para el magisterio amazónico, como una propuesta para invitarlo a crear nuevas formas de educar en consonancia con las demandas sustanciales de nuestra región; sobre todo, las de carácter ambiental, pues ya eran desastrosas las consecuencias de los conflictos actitudinales, cognoscitivos y valorativos que la sociedad dominante venía desarrollando con el ambiente amazónico, generados por la minusvaloración del tejido axiológico construido por los Pueblos Indígenas y la sumisión a las demandas mercantilistas propias del sistema económico internacional, al que habíamos privilegiado en nuestra sociedad regional y nacional.

Hoy ha sido retomado, como festividad sociocultural, por la Gerencia de Desarrollo Social a través de la Sub Gerencia de Promoción Cultural del GORE LORETO, para lo cual ha elaborado una especial programación a desarrollarse entre el 11 y el 29 de septiembre, bajo el lema "UNIDOS POR NUESTRA NATURALEZA" en el marco celebratorio de la SEMANA DEL BOSQUE LORETO 2017

Ayer se realizó la ceremonia de inauguración, contando con la presencia de autoridades pertinentes, periodismo y comunidad en general.

El señor Gobernador Regional nos hizo llegar una alocución referida al significado de la festividad, haciendo resaltar  la importancia de la conservación del bosque y la preservación de su riqueza.

Por su parte, el Gerente de Desarrollo Social, Lic. Ángel Vela, hizo referencia a la breve historia de esta festividad, resaltando también, sus potencialidades tanto educativas como con fines de turismo, dado que el mensaje fundamental es el conocimiento de nuestra riqueza florística, faunística, social, cultural, etc.

Todos los que hicimos uso de la palabra en el transcurso de la ceremonia no hicimos sino recalcar que en el presente existen  mayores convicciones sobre la necesidad de prácticas pedagógicas dirigidas a superar el centralismo agobiante y frustrante, causante, entre otros, de nuestro subdesarrollo socio-económico y de la baja calidad educacional que nos flagela, con las lógicas consecuencias destructivas de nuestras más caras conquistas culturales: diversidad de pueblos, diversidad de esperanzas y sueños y diversidad de futuros por construir.

A las que se vienen añadiendo las prácticas de un sistema económico de absoluta naturaleza extractivista, destructor de nuestras riquezas.

Por ello es que debemos considerar que la decisión del Gobierno Regional de Loreto tiene absoluta coherencia con las necesidades actuales de hacer de esta festividad un acontecimiento tanto escolar como comunal, pues  las urgencias sociales y culturales de hoy no dejan dudas de que “… lo que debemos hacer en las escuelas, en todos los CENTROS EDUCATIVOS,  es enseñar a conocer mejor el bosque. Conocer lo que tiene; las plantas y animales, que viven allí. Pero, también, a amar todo lo que constituye nuestro ambiente, para poder defenderlo y conservarlo. Para que nadie lo destruya. Para que no contaminemos sus ríos, sus cochas,   su aire (que es el que respiramos  todos). Para que siga brindándonos la belleza de sus paisajes. Para que sus árboles no sean talados hasta su extinción.

La escuela debe enseñarnos a AMAR al BOSQUE, porque él nos da la vida. Porque él nos da abrigo.  Pues porque por él vivimos.

Por todo ello es que debemos aprender  a expresar nuestra INMENSA ALEGRÍA de vivir en esta región que es un BOSQUE INMENSO. Y es la escuela  y la sociedad quienes deben enseñarnos a alegrarnos, a rendirle homenaje a nuestro BOSQUE; a expresarle nuestro compromiso con su defensa.

SI VIVIMOS EN EL BOSQUE, PUES APRENDAMOS  Y ENSEÑEMOS A AMAR AL BOSQUE.
¡POR ESO ES QUE DEBEMOS CELEBRAR LA SEMANA BOSQUE!














sábado, 9 de septiembre de 2017

SEMANA DEL FESTIVAL DEL BOSQUE




TRASCENDENCIA DEL FESTIVAL DEL BOSQUE EN EL CALENDARIO ESCOLAR Y  DINÁMICA SOCIOCULTURAL
                Gabel Daniel Sotil García

El FESTIVAL DEL BOSQUE es una festividad surgida en el marco del profundo cuestionamiento a la actual educación amazónica originado ante la constatación de que en el seno de las escuelas de nuestra región la acción educativa se realizaba en una atmósfera axiológica incompatible con nuestras características ambientales, la que se expresaba en la ignorancia del bosque en sus diversas manifestaciones, el desprecio por nuestra flora y fauna, la indiferencia ante los problemas ambientales, la vigencia de actitudes propiciatorias del extractivismo mercantilista, etc.

Es, por lo tanto, una propuesta contributiva a la búsqueda de soluciones a los graves problemas educacionales existentes hoy, originados en la incoherencia entre la praxis y la orientación de la labor educativa con las demandas del contexto regional.

Mientras las decisiones sobre la actividad educacional de nuestra Amazonía se tomen fuera de ella y por personas que no la conocen, vamos a  seguir realizando una educación  en el marco de los paradigmas tradicionales que nos han llevado a actuar imitativamente y cumpliendo disposiciones incoherentes con nuestra realidad, tal y como lo podemos constatar por la persistencia y agravamiento de los problemas sociales, culturales, ecológicos, psicológicos, etc., que hoy nos afectan. Por lo tanto, este Festival del Bosque tiene la trascendencia de iniciar el camino hacia el encuentro de nuestras propias soluciones, gestado por quienes conocemos y vivimos en esta región. Aprendemos, de esta manera, a reivindicar nuestro derecho a decidir nuestro destino sociocultural, creando nuestra propia ruta histórica.

Y ese es, precisamente, el propósito de la Subgerencia de Promoción Cultural del GORE LORETO al haber institucionalizado la celebración  de LA SEMANA DEL BOSQUE en nuestra región mediante una programación de actividades que pretende lograr la participación de docentes, alumnos, padre de familia y comunidad en general.

Esperamos que todos los medios de comunicación, tanto escritos como radiales, televisivos y virtuales se sumen a esta celebración para ir tratando de construirnos como región amazónica, con sus propias características.

Esta es la programación elaborada por la mencionada Subgerencia para el presente año:

sábado, 2 de septiembre de 2017

RESPECTO AL PRESUPUESTO PARA EL PRÓXIMO AÑO

¿Se habrá hecho un adecuado diagnóstico para dirigir la inversión?


Prof. Gabel Daniel Sotil García 


No basta que se incremente; es necesario que se distribuya mejor. ¿Serán las necesidades de la realidad educativa o las que establezca el MED las que serán atendidas? 

Si tener más presupuesto va a significar fortalecer el centralismo, no ganamos nada con ello. Más dinero debe ser destinado a fortalecer la descentralización y regionalización.

En este sentido, las Direcciones Regionales de Educación deben haber presentado sus requerimientos prioritarios en función a nuestras necesidades, porque bien sabemos que el MED establece sus propias prioridades en función a sus objetivos políticos y no en función a las necesidades de las diversas realidades. 

En el caso de nuestra región, el área rural recibe muy poca atención; las áreas fronterizas e indígenas, reciben muchísimo menos. Siempre se destina mucho más a las áreas urbanas. 

Ojalá que para el próximo años se invierta el énfasis. En lo que a capacitación del magisterio se refiere, la inversión se hace en función a las prioridades ministeriales, dejándose de lado las verdaderas necesidades de los maestros en cada región. 

Por ello es que las acciones de capacitación no tienen un mayor significado en el mejoramiento de las capacidades de los docente. Esperamos que las UGELes hayan hecho un buen diagnóstico de necesidades de capacitación, para que éstas tengan un verdadero efecto positivo en la elevación de la calidad de la acción magisterial.

EN  CUANTO A PRESUPUESTO NO BASTA TENER MÁS RECURSOS, SINO UNA MEJOR DISTRIBUCIÓN EN FUNCIÓN A NUESTRA PRIORIDADES REGIONALES.

martes, 29 de agosto de 2017

MENSAJE PARA MIS ALUMNOS DE LA FACULTAD DE EDUCACIÓN -UNAP

 PARA INICIAR UN NUEVO SEMESTRE ACADÉMICO

ESTIMADOS ESTUDIANTES:

En el lapso de nuestra vida tenemos muy variadas rutas por recorrer, pues vivir quiere decir abrirse al disfrute y ejercicio de todo cuanto el cosmos, nuestro planeta y nuestro entorno nos brindan como escenarios en los cuales ejercemos y desarrollamos todo cuanto nos ha sido dado como potencial específico e individual,  por energías o entidades que hasta hoy solo podemos intuir.

Aunque de ello no nos demos cuenta, pero, por el hecho de ser miembros de la especie Homo Sapiens Sapiens, nos vemos impelidos a vivir en permanente búsqueda y logro de nuevos horizontes cultural-espirituales, en los cuales ejercer las capacidades de las cuales nos ha dotado nuestra especie y que hoy tipifican nuestro actuar.

Desarrollar y ejercer ese potencial, que heredamos tanto genética como culturalmente, es lo que nos hace diferentes en nuestro planeta. Somos una especie con características muy especiales y, por lo tanto, debemos suponer que ello se debe a alguna razón que hasta el momento no hemos logrado descifrar, pues apenas estamos abriendo los ojos como una de las especies de nuestro universo.

Los seres con quienes  compartimos  nuestro planeta, no son sino nuestros compañeros de rutas, a quienes debemos aprender a amar, respetar y preservar para seguir nuestro caminar hacia destinos insondables que, tal vez, dentro de algunos milenios recién podamos  conocerlos.

Deben saber que este planeta que, en escala cósmica, es menos que un granito de arena, sin embargo, para nosotros como especie es algo inconmensurable. Inmensidad en la que, por designios aún ignorados, nos ha dado su acogida para desplegar todo un potencial de capacidades que nos permiten conocer y compartir ese hálito de vida del que cada uno ha de disfrutar en una pequeña dimensión del tiempo.

Por eso están ustedes aquí, para responder al imperativo de prepararse para una vida superior: ser profesores profesionalmente capacitados. Para responder a la expectativa de cuanto nos depare el futuro, que iremos construyendo con la lentitud del paso de eso que llamamos tiempo, y que no es sino la corriente de un inconmensurable río, en la que nos sumergimos inevitablemente hacia metas en las que emergeremos constructores de nuestra propia vida. 

Vida cuyo significado está en nuestras manos pergeñar, a condición de hacer los esfuerzos que sean necesarios para dicho propósito; es decir, para darle sentido coherente con nuestra condición de seres emergentes a las dimensiones de la racionalidad.

Por eso es necesario que den una mirada a su propio ser. Mirada que les lleve a tomar conciencia de quiénes somos, qué queremos, qué buscamos. Es decir, prepararse para desentrañar lo que va a significar para ustedes el SER MAESTRO, aunque, por ahora, SER ESTUDIANTE.

Estar en esta universidad  es parte de los logros que van obteniendo. Pero aquí no serán sino cual ave que apenas gozarán del néctar pasajero para seguir nutriéndose en nuevos árboles y plantas que han de encontrar en su vida.

Asúmanse así. Vienen a aprender. Vienen a mejorar sus capacidades para volver a la vida y ejercerlas de mejor manera: aquí aprenderán a conocerse a sí mismos y a todo lo demás, aprenderán a actuar para transformar el pequeño mundo en el que se desenvuelvan, aprenderán a convivir con muy diferentes personas y aceptarlas como son, con una buena dosis de tolerancia, y con el mundo que les rodea; pero, fundamentalmente, aprenderán a ser mejores personas, unas personas que cada vez aprendieron a vivir y disfrutar de su paso por este mundo como la gran oportunidad de ser que supieron aprovechar.
En fin, aquí aprenderán a disfrutar con el estudio y a sentirse felices de vivir en esta hermosa SELVA.

Esta universidad es solo parte de la trocha infinita que significa su vida. Pero, será pasajera pues  vienen solo para aprender a ser profesionales. No olviden que su presencia en esta institución es porque la sociedad requiere de personas profesionalmente capacitadas para gestionar sus riquezas materiales y socio-culturales.

Luego, la vida se les abrirá cual inmenso panorama cuando lleguen a cada una de las cumbres a las que arribarán. Ese debe ser su destino: ir siempre para arriba para tener al frente siempre nuevos retos cognitivos, afectivo-axiológicos, actitudinales.

El estar hoy en estos ambientes no significa sino que han aceptado hacer de su vida un desafío permanente en búsqueda de nuevas oportunidades para ser mejores personas en su desarrollo profesional. No significa pasar el tiempo improductivamente; no significa sentarse en la vera de la vida para mirar cómo pasa la corriente. No significa tomar un asiento y ver cómo transcurre la clase. Tienen que aprender que antes que espectadores es mejor ser protagonistas. Prepárense para serlo en el decurso de cada una de las sesiones de trabajo académico.  En la medida de lo posible hagan lo que deben hacer; no permitan que otro lo haga o que les obliguen a hacerlo.

Construyan su autonomía sólidamente. Aprendan a decidir por sí mismos. Construyan su equipamiento psíquico aprovechando lo mejor de la vida y la de los otros. Conocimientos, valores, actitudes, capacidades están a su alcance. Allí están frente a ustedes en la imagen de sus profesores y otros personajes de relevancia social. Empiecen por aprender de ellos y pronto los superarán. Busquen ese logro.

Aprendan a quererse, a respetarse; solo así aprenderán a querer y respetar a los demás.

En fin, este semestre debe ser muy fructífero para ustedes. Trabajen con sus compañeros, pues todos ustedes conformarán una nueva generación de MAESTROS de la AMAZONÍA.

Generación que deberá recuperar el tiempo perdido, pérdida que se expresa en los graves problemas que la vienen afectando, todos ellos causados por el actuar irracional de quienes vivimos en ella, pues no fuimos preparados para vivir en armonía con nuestro bosque, como sí lo hacían los Pueblos Originarios.

Si somos los generadores de las afectaciones a nuestra región, el remedio debemos buscarlo entre nosotros mismos; pues para eso sirve la EDUCACIÓN: de ella depende el equipamiento psíquico con el cual enfrentemos los desafíos de la dinámica sociocultural. Somos nosotros quienes debemos darle esa función en el desarrollo de nuestra profesión. Por ello, prepárense, consciente y responsablemente, para que puedan tener un trascendente ejercicio de su profesión.

Por lo tanto, para ello deben formarse, en este paso corto por la UNIVERSIDAD. Conocer, amar y defender a nuestra Amazonía deben ser los vectores que orienten su paso por estas aulas. Prepárense con ahínco en estos propósitos. Y, entonces, su proceso formativo tendrá la trascendencia que es necesario que tenga, tomando conciencia de que ahora se encuentran en el nivel superior de su educación.

Les deseo que sepan aprovechar, con las mayores exigencias posibles, el tiempo que compartiremos al igual que con sus demás profesores.

                                                Iquitos, septiembre del 2017.


                                                                                    Prof. GABEL DANIEL SOTIL GARCÍA


                                                                                                  FCEH ---------UNAP

jueves, 17 de agosto de 2017

Y, AHORA, ¿QUÉ?: EN TORNO A LA HUELGA MAGISTERIAL

Más reflexiones sobre la huelga magisterial

Prof. Gabel Daniel Sotil García

Al parecer, ya se agotaron los argumentos racionales para enfrentar a la huelga magisterial. 

De aquí en adelante, seguramente que predominarán las amenazas con calificativos político-ideológicos y  no habrá nada en discusión.

Ceguera, miopía del Gobierno para enfrentar un acto de protesta legítima de parte del magisterio nacional y regional.

¿Cómo no darse cuenta de la magnitud y gravedad del problema? ¿Y de sus características?

¿Se necesita, acaso, que haya muertes para que las autoridades redimensionen sus actitudes frente a las tremendas injusticias, históricas, por lo demás, que aquejan a los profesores de nuestro país?

Esperé un mejor mensaje, el cual se redujo a oficializar, en boca del señor presidente, las argucias con las que se ha venido tratando de deslegitimar la protesta de casi todo el magisterio nacional.

Me pregunto, ¿y ahora qué?

Tengo la remota esperanza de que alguien, de su costoso equipo de asesores tanto presidenciales como ministeriales, le diga al Presidente y Ministra, de los graves errores de percepción en los que están incurriendo. Y de las más graves respuestas con las que están enfrentando esta situación.

El magisterio está reclamando la oportunidad de contribuir, de mejor manera, con el desarrollo de nuestro país y región, lo cual no puede hacer precisamente por las grandes limitaciones, injusticias, precariedades que le impiden hacer un trabajo de alta eficiencia profesional, con compromiso con la construcción de un Perú como lo queremos todos los peruanos que lo amamos.

Sus injustos sueldos, que no les permite ni siquiera autocapacitarse para elevar su estatus profesional; la carencia de una política de incentivos psico-profesionales, económico-culturales, etc. todo ello incide en condenar al magisterio, muy a su pesar, a restringir su desempeño profesional a logros deficientes, con los cuales no están satisfechos. 

He, allí, la razón de sus exigencias.
Los     MAESTROS QUIEREN SERVIR  MEJOR y de ustedes depende, en mucho, que el Maestro encuentre en su ejercicio, el escenario estimulante para seguir desempeñando su labor con el deseo de hacer felices a las nuevas generaciones.

Permítales, Ud. Sr. Presidente  y Sra. Ministra, que se realicen en su profesión sirviendo mejor a la sociedad.